#38 Marià Aguiló. Barcelona. 2017

About This Project

ESENCIA INDUSTRIAL CON TOQUES SOFT

 

LA NECESIDAD 

 

Unos meses después de haber finalizado el proyecto integral de interiorismo de un loft, el propietario nos contactaba de nuevo con la necesidad, ahora, de cambiar la imagen de un piso destinado al alquiler turístico. Sin ejecutar cambios que implicaran una gran reforma pero realizando una propuesta creativa de diseño interior, decoración y mobiliario, era necesario llevar a cabo un lavado de cara en profundidad en todo el espacio para dotarlo de una nueva atmosfera cálida y atractiva.

 

EL RETO

 

Sorprender de nuevo a un cliente exigente que por segunda vez confiaba en el equipo de Dröm Living. Debíamos convertir 60 m2 en un hogar especial partiendo de un piso donde ya se había intervenido previamente en la restauración de pavimentos, techos y paredes de ladrillo visto. Era esencial potenciar sus puntos fuertes, jugar con la iluminación y crear zonas funcionales optimizando al máximo el espacio sin renunciar a un diseño exclusivo que cuidara hasta el último detalle con el objetivo de facilitar el alquiler.

 

EL PROYECTO

 

Sobre una atmosfera inicial claramente industrial optamos por proyectar un interiorismo fiel a esta esencia suavizando su carácter fuerte con tonos claros y con la incorporación de elementos muy nórdicos. El juego de contrastes entre los dos estilos así como la combinación del blanco y el negro se hace evidente en todos los espacios.

 

El mobiliario de diseño a medida y los elementos decorativos marcan la personalidad del conjunto. Lámparas y apliques nórdicos se combinan con focos industriales y los muebles de hierro y madera teñida en negro conviven con piezas lacadas en blanco.

 

Potenciar la sensación de amplitud ya desde la entrada fue una decisión clave para dar una imagen global de todo el salón desde el recibidor y dejar fluir la luz. Así, se eliminó el tabique separador sustituyéndolo por una estructura de hierro y vidrio.

 

Con el objetivo de aligerar la potencia de las paredes de ladrillo, en el salón-comedor ubicamos un sócalo blanco que a la vez tiene una función protectora, refuerza la luminosidad y amplia visualmente el espacio. Aquí se diferenciaron dos zona separadas por un mueble de diseño exclusivo en hierro: la zona de estar, con un sofá y un escritorio, y la de comedor, con una mesa y un banco de madera de punta a punta que da lugar a un espacio de reunión práctico y acogedor.

 

La iluminación, una vez más, fue clave para crear ambientes y combina puntos decorativos, como los focos que iluminan el techo o los leds ubicados sobre el sócalo, con otros más funcionales.

 

Todo el piso se pintó de blanco, se sanearon armarios y puertas y se realizaron los cambios de instalaciones necesarios para adaptar y reforzar los puntos de iluminación existentes. Y aprovechando un rincón en la zona de paso, se diseñó un mini-espacio para la lavadora con un armario en madera lacada que la mantiene oculta. Las dos habitaciones muestran un estilo muy cálido con textiles de lino en tonos grises que invitan a plácidas estancias en el corazón de Barcelona.

 

 

 

Category
Interiorismo para Particulares