#34 Mallorca. Barcelona. 2016

About This Project

NÓRDICO-MINIMAL EN EL ENSANCHE DE BCN

 

LA NECESIDAD

Proyectar un nuevo diseño interior para un piso típico del Ensanche Barcelonés que se encontraba totalmente vacío y abandonado requiriendo un lavado de cara total. El propietario, con dos hijos, necesitaba un hogar acogedor y funcional que destacara por un diseño simple, práctico y con mucho espacio de almacenaje.

  

EL RETO

Manteniendo la distribución original, debíamos dotar con un aire renovado y fresco los diferentes espacios del piso: cocina, comedor, salón, dormitorio-suite, baño y dormitorio juvenil doble. Uno de los grandes retos fue la sustitución de las carpinterías de madera originales del dormitorio-suite y del salón que se encontraban muy deterioradas por réplicas totalmente nuevas que imitasen el aspecto de las tradicionales modernistas.

 

EL PROYECTO

El nuevo interiorismo dio lugar a un espacio cálido y sofisticado de estilo minimalista con marcados toques nórdicos. Cocina, comedor y salón comparten una misma zona diáfana muy serena gracias a la entrada de luz natural que se potenció con el dominio de tonos claros en paredes, mobiliario y textiles con puntuales intervenciones del negro y el gris antracita.

 

El pavimento de todo el piso se sustituyó por un parquet de madera natural de roble blanquecido combinado con un zócalo blanco y para las paredes se optó por un tono marfil gris dejando el techo en blanco para dar protagonismo a las molduras originales.

 

La cocina se hizo completamente nueva con un diseño muy práctico que incluye una amplia barra para desayunos y comidas rápidas. Todo el mobiliario se creó a medida ofreciendo un conjunto con toques masculinos de contrastes en blanco y negro. El silestone Passat Black de Neolith para encimera y revestimiento aporta la gama oscura junto a los taburetes de estilo nórdico y la hornacina decorativa incorporada en el mueble-armario.

 

Una gran mesa de madera revestida con el mismo parquet natural del pavimento y un banco de obra que se cubrió con un porcelánico gris antracita de gran formato (1×1,5m) fueron diseñados para un comedor que perseguía una atmosfera con personalidad propia. El revestimiento del banco se extiende en la pared dotando el espacio de distinción a la vez que actúa de protección.

 

En el salón se ubicó un pequeño rincón de trabajo con mobiliario lacado en blanco de diseño exclusivo aprovechando una esquina con gran entrada de luz natural.

 

Para el dormitorio suite, luminoso y elegante por su ambiente modernista, buscábamos crear un espacio extremadamente cálido. Se cambió la carpintería original por una réplica nueva y revestimos la pared del cabezal de la cama con el mismo parquet del pavimento. Además diseñamos una cómoda y un gran armario lacados en blanco para proporcionar el espacio de almacenaje requerido sin perder la sensación de amplitud.

 

En la habitación de los niños la prioridad era optimizar metros y para ello diseñamos una estructura de dos camas en litera que incorpora un espacio de trabajo iluminado en led prescindiendo del típico flexo para no perder amplitud. El diseño en blanco interrumpido solo por el roble de la barandilla y la escalera y por el tono marfil de pared y textiles, pretende potenciar la sensación de amplitud y luminosidad que se consideró imprescindible.

 

En los baños se buscó un diseño funcional y elegante siguiendo la misma línea de tonos claros con contrastes puntuales en mobiliario y accesorios.

 

EL MOBILIARIO:

Predomina en todo el piso el mobiliario de diseño propio para adaptarnos a las condiciones físicas del espacio y optimizar la percepción de amplitud. Se combina mobiliario muy nórdico, como las sillas y los taburetes de cocina y comedor con el mobiliario más minimal del salón.

Category
Interiorismo para Particulares